DREMEL=Mata Temple

Muy buenas compañeros, llevo poco tiempo entre vosotros pero toda la vida
trabajando con mecanizados y temples.

He leído varios comentarios sobre la duración y calidad del afilado de un mismo modelo de navajas.
No puedo decir que no pueda haber variaciones, pero no pueden ser tan apreciables.
Los procesos de fabricación a nivel industrial como debía de tener “FILARMONICA” desde hace muchos seguían unos procedimientos de tiempos y temperaturas muy estrictos fruto de esto consiguieron el reconocimiento internacional.
Hablando con un barbero que tiene 92años, me comentaba que cuando estrenaba navaja le podía durar años, con un mínimo mantenimiento con piedra y asentador pero una vez las llevaba a afilar y le hacían un vaciado secundario, pocas veces el afilado le duraba tanto, había afiladores y afiladores.
Esto no puede tener otra explicación que no sea el uso de amoladoras eléctricas, la punta del filo tiene un grosor de decimas o incluso milésimas siendo muy difícil no superar la temperatura de 160º en el punto extremo que es donde ya puede empezar a descarburar el acero con el consiguiente revenido o perdida de dureza, los correctos vaciados secundarios se hacían a lima “limatón de diamante” y acabados a piedra manual.
Si queremos un pulido-brillo espectacular y lo logramos con una pulidora tipo Dremel, casi seguro estropeamos el temple
Las filarmónicas he comprobado durezas y están cerca de los 60HRC “Rocwells” esto es muy alto y por consiguiente fácil de bajar

Si entendemos el temple podemos sacar conclusiones
1º acero a temperatura de 800º a 1300º dependiendo del tipo de acero y durante un tiempo concreto en función del grosor y peso
Siempre, siempre en un ambiente carbónico (las fraguas con carbón, hornos eléctricos dentro una caja con carbón, procesos modernos con gas carbónico)
2º transcurrido el tiempo, enfriado tan rápido posible, agua, aceite, Henckels fue de los primeros en usar hielo “criogénico” con las Friodur, una vez llegamos aquí tenemos el acero como un cristal, para darle elasticidad hay que hacer un revenido
3º Revenido, volveremos a calentar entre los 160º y los 300º en función del resultado deseado
Desde hace mucho tiempo hay sistemas para controlar temperaturas, comprobar durezas…
pero si miramos como lo hacían los herreros, sacaremos conclusiones
Temple= rojo cereza
Revenido= casi llegar o llegar a amarillo paja

todos lo hemos comprobado con los destornilladores, cuando son nuevos duran mucho una vez los afilamos ya dejan de ser lo mismo,

Para acabar y no me enrollo mas, si vemos sombras de calentamiento, la hemos jodido

27 Me gusta

Aqui tenemos un ejemplo de una novodur que actualmente está subasta en Todocoleccion por 200€ totalmente pulida i una sombra de temperatura en el sello

6 Me gusta

Pues tiene mucha lógica lo que comentas.
He observado lo mismo en los cantos de los esquíes: cuando vienen de fábrica dura un montón afilado, toda la temporada o más.
En cuanto empiezas a afilar no es lo mismo.
Entendía que era por que el canto está sometido a un proceso final de endurecimiento superficial, dejándolo en un ambiente a temperatura elevada con gases con chromo u otros metales que adsorbe en la superficie y que al afilar quitábamos esa capa superficial.

Pero igual es lo que tú comentas: un revenido por afilar con maquinas que elevan la temperatura del metal al punto de revenido.

Eso me hace pensar que mejor afilar entonces los cantos manualmente con piedras diamantadas o al cromo molibdeno y mejor que llevarlo a una tienda.

Con las navajas igual ¿no?
Lo malo es que hay que saber afilarlas.
Con el canto del esquí es bastante fácil aunque tedioso: te compras el aparato para la base y el lateral, fijas los grados y lo pasa de adelante atrás con piedras de distinto grano hasta el pulido final.

Con la navaja tiene pinta de más complicado un correcto afilado.

Mi hija, que anda en lo de competición, en el equipo se han comprado un aparatito para el afilado, pero ya le diré que no lo use salvo cuando ya esté muy mal el canto y que afile a mano,
puesto que no deja de ser una especie de dremel con una piedra diamantada con rápida rotación.

Claro que ellos afilan con piedra muy fina casi tras cada entrenamiento, pero imagino que eso igualmente hará perder ya la dureza del canto ¿no?

3 Me gusta

Lo de que la Dremel mata el temple, resulta un poco exagerado.
Llevo muchos años utilizando la Dremel en las navajas y, con cuidado, nunca he llegado a esos temidos 160 grados. Pero, claro, si la usas a lo bestia, seguro que te cargas la navaja.
Muchas navajas oxidadas y roñosas, las he devuelto a la vida a base de lijarlas con lijas desde 200 a 2.000 a mano. Nunca he llegado a esa temperatura, porque mi dedo me avisaría de que me estoy quemando. Como mucho noto algo de temperatura en la lija. No más de 35 o 40 grados.
Después uso la Dremel para pulir la hoja con pulimento Autosol y un accesorio de pulir de la Dremel. No llega ni a calentarse.
Sí tengo, en cambio, mucho cuidado cuando corto una hoja de navaja. En ese caso uso los discos marrones muy finos que tiene Dremel. Corto durante no más de 5 segundos y sumerjo la hoja en agua fría cada vez. Así nunca he llegado a notar un mínimo cambio de color en la hoja. Y la navaja resultante me ha seguido afeitando perfectamente y sin perder filo.
Esta es una foto de unas navaja recién cortada en la que no se aprecia ningún cambio de color:

.
Edito: las manchas negras que se ven en la hoja, son sólo reflejos en la foto. No existen en la realidad.

Y como no es la primera ni la última que corto, aquí te enseño unas cuantas de mi colección de navajas recortadas:

Efectivamente hay que saber utilizar la Dremel y tener mucho cuidado en no aumentar la temperatura de la hoja. Pero es perfectamente factible pulir y cortar las navajas de afeitar sin llegar a destemplarlas.

7 Me gusta

Tienes toda la razón, se puede usar dremel i demás con cuidado conociendo el riesgo, el titulo era para llamar un poco la atención i así difundir este riesgo, una manera de usar la dremel es apoyando la hoja en un trapo mojado, pero insisto sabiendo lo que se hace se puede hacer todo

5 Me gusta

Muy buen aporte. Gracias por la información.

Puedo dar fe de ello. @Joaquin , todavía tengo la Guillermo Hooppe antigua que me recortaste un pelín y afilaste. En estos años no la he vuelto a pasarle ninguna piedra. Solamente pasta negra en el asentador de ballesta cada vez que me afeito con ella, y van unas cuantas veces.

Saludos

3 Me gusta

Grandísima lección, me interesa mucho.

Muchas gracias.

2 Me gusta

Está claro que la misma herramienta se puede utilizar bien o menos bien. La fricción tiene como consecuencia calentamiento, si se alcanza un punto crítico, tiene consecuencias, la mayor parte de las veces, irreversibles. Da gusto ver el nivel de conocimiento aquí mostrado. Repito, me interesa mucho.

Gracias.

2 Me gusta

y digo yo… ¿no se puede usar algún aceite para evitar el calentamiento como se hace en muchas operaciones de taladrado o corte? ¿O eso impide un correcto afilado?

1 me gusta

Bueno irreversible creo que no es, pero sí difícil de solucionar.

La hoja siempre se puede revenir y volver a templar, pero claro no es algo que podamos hacer todos en casa.

1 me gusta

Supongo, lo cierto es que desconozco los tratamientos que reciben los aceros, aunque tuve oportunidad de poner más atención en su día, pero a raíz de mi profesión, conozco algunos de los efectos del calentamiento y la fricción, y casi siempre son muy negativos. :slightly_smiling_face:

Yo tengo muy olvidados ya mis estudios de materiales donde te tenías que aprender de memoria el diagrama hierro carbono.
Pero el hierro al carbono forma cristales de diferentes características (martensita, perlita austenita…).
Cada uno tiene diferentes propiedades y se forma a diferentes temperaturas según el contenido en carbono (si encima tiene otros componentes como cromo, pues más complicado).

Algunos son frágiles pero duros, otros tenaces…
Así pues si calientas la hoja hasta cierta temperatura y lo mantienes obtienes ése cristal correspondiente a la temperatura y contenido en carbono.
A temperatura ambiente con bajo contenido tienes ferrita, más pues perlita u otros.

Pero si enfrías rápidamente no da tiempo a que el cristal se transforme en la correspondiente perlita o ferrita y quedan cristales de asutenita que le pueden dar mejores características.
Interesa que haya cristales de diferentes fases y en diferentes proporciones para tener un acero duro pero suficientemente tenaz o flexible.

En eso consiste el arte y tecnología del templado.

SI calientas la hora y lo mantienes durante tiempo facilitas que se transformen esos cristales que habías conseguido mantener durante el templado por un enfriamiento rápido sin que se transformaran.

No hace falta que sean temperaturas muy altas, el calentamiento facilitará que se transforme en ferrita por ejemplo.

Para volver a transformarlo tendrás que calentar ya a 800 º o similares para que se vuelvan a formar esos cristales y templar, nada que pueda hacer unos sin más en su cocina y sin conocimientos.

4 Me gusta

Mi formación técnica va en otra dirección, aunque por fuerza, el metal forma parte imprescindible de mi profesión. Mi padre era tornero metalúrgico, así que indirectamente, algo acerada tengo la sangre, jeje… :rofl:

2 Me gusta

Mis derroteros también fueron en otra dirección, eso sólo fue una asignatura de la carrera, por lo que sólo tengo nociones generales.

1 me gusta

Jope, pues para ser generales, son bastante profundas… :+1: :grinning:

La máxima dureza depende totalmente del contenido de carbono, mientras que el endurecimiento depende de factores como: el carbono, los elementos de aleación, y del tamaño de grano de la austenita.

Es por esto que necesitamos calentar con una atmosfera de carbono, si solo calentamos podemos ganar dureza, pero nunca recuperaremos la original ya que es el contrario, perdemos carbono y con presencia de oxígeno logramos una oxidación

Un forjador de aceros no puede trabajar con un soplete, tiene que hacerlo con carbon

4 Me gusta

Más conocimiento… :clap: :grinning:

1 me gusta