Revisión: Mühle R103 (Cabezal R41)

Esta revisión trata sobre la Mühle R103 (cabezal R41)

Introducción
Mühle es una compañía a los que todos los amantes del afeitado clásico moderno le tenemos que dar gracias. Fueron los que le dieron nueva vida a esta nueva vieja manera de afeitarse con la introducción masiva de su maquinilla de afeitar DE, la Mühle R89. A base de marketing tipo Blitzkrieg, conquistó el mundo afeitaril del día a la noche y el que no tenga una R89 o una maquinilla basada en ella, que vaya y que se compre una. Aunque solo sea por respeto a lo que esta maquinilla supuso para el renacimiento del afeitado clásico a principios de la segunda década de los 2000.

Pero aquí, en el mundo de mis revisiones, no se puede vivir de las virtudes de otras maquinillas o logros obtenidos en el pasado. Cada día es día 1, cada afeitado hay que ofrecerle un nivel de competencia al usuario que cumple o sobrepasa expectaciones.

Y en ese ámbito vamos a valorar a la Mühle R103. Qué es lo que nos ofrece esta maquinilla para poder conseguir ese afeitado bueno que todos buscamos cada vez que ponemos una cuchilla en la piel? Os digo de antemano que yo le tenía muchas ganas a esta revisión porque la R41 (la R103 tiene este mismo cabezal pero con otro mango que esa versión) es una maquinilla icónica dentro del mundo del afeitado. Hay numerosas leyendas sobre su capacidad de decapitar a usuarios que se creían mas fuertes que ella. Y también es una maquinilla que tiene algo de historia que descubrir. Lo abordaremos todo en esta revisión! Bueno, quizás no lo de decapitar usuarios…

Construcción

La Mühle R103 es una maquinilla de tres piezas hecha de aleación de zinc y terminado con una capa de cromo brillante. Las maquinillas de zamac de Mühle, en mi opinión, siempre llevan uno de los mejores cromados del mercado.

Esta maquinilla es el modelo R103 que tiene el cabezal R41 pero con un mango de resina con diseño tortuga. Como ya os he explicado varias veces, Mühle básicamente solo tiene 3 cabezales pero tiene varias docenas de modelos. Tengo que rectificarme, tienen 4 cabezales pero el cabezal de la Companion no merece ese nombre y por eso para mí, son tres y nada más.

Al final, lo que hacen es combinar diferentes mangos con estos tres cabezales para crear un catálogo de muchísimos modelos. Los nombres de las series son inventos que suenan bien como STYLO, SOPHIST, KOSMO y VIVO. Y sí, los nombres se escriben con mayúsculas, no es un error mío y tampoco es mi manera de mostrar la ironía y la idiotez del marketing.

Podemos concluir que Mühle ha creado un catálogo muy extenso con mangos para todos los gustos pero al final, lo que cuenta realmente, es cómo funcionan esos mangos en combinación con el cabezal. Los tres cabezales usados son los de la Rocca, que no se combina con todos los “otros” mangos pero tiene una linea de mangos aparte. Los otros dos cabezales, el R89 y el R41, sí que comparten todos los otros mangos.

Material: Aleación de zinc y resina
Peso: 52 gr
Peso cabezal: 32 gr
Longitud: 95mm
Longitud Mango: 88 mm
Diámetro Mango: 12,5 mgm
Altura tapa: 4,26 mm
Gap: 0,23 mm
Exposición: Positiva

Sabéis que a mi me gusta contrastar información que encuentro en la página web del fabricante. Esto es lo que pone Mühle es su página oficial sobre la R103.

Yo he pesado la maquinilla y a mí me da 52 gramos. No 0.063 gramos como dice Mühle que pesa. Tampoco sé si puedo decir con seguridad que la maquinilla es vegana. Según los relatos de algunos usuarios que he leído yo, esta maquinilla come pelos, piel y carne si hace falta. Vamos a darla el beneficio de la duda a Mühle y decir que errar es humano y comer carne, aunque seas vegano, en casos extremos, es posible.

El acabado de la maquinilla es muy bueno. El cromado es perfecto en toda la maquinilla. Tanto el cabezal como el pomo y la unión entre mango y cabezal están perfectamente cromados. La unión de las dos partes cromadas a la parte de resina del mango tiene que ser colada porque no se ven uniones de tornillo en el interior de la resina.

El pomo lleva el nombre de MÜHLE (seguimos con las mayúsculas) grabado dos veces separado cada vez por un punto (en mayúsculas también). Es un detalle bonito y bien hecho. Las letras son claras y profundas sin revelar el material interior. La capa de cromo sigue cubriendo todo pero sin restarle claridad y nitidez a las letras. Además tiene dos anillas, una superior y otra inferior y dos rebajes adicionales en su parte inferior. Un pomo muy detallado que le da un aire de lujo al mango. Realmente eleva el diseño.

_3081564

La parte superior del mango es algo más simple con dos anillas, una superior y otra inferior, coronando una parte que se va estrechando del mango hasta la rosca central.

El cabezal también sigue la linea del mango con muy buenos acabados. No hay partes afiladas o esquinas que nos pueden dañar y todo está cubierto con la misma capa de cromo.

_3081568

En el interior vemos más de lo mismo, todo bien cromado. Las guías, la rosca central, el interior de los agujeros en la placa base y también el interior de los peines. Todo cubierto con esa capa brillante de cromo puro y duro. Fijaros en el número “5” en el interior de la tapa y que formas definidas tiene. Eso indica un buen acabado y unas tolerancias ajustadas. Estos números normalmente indican el molde utilizado. Si se encuentran fallos de fabricación es fácil encontrar el molde que se utilizó para inspeccionarlo.

Hablando de los peines podemos observar que no son unos peines abiertos tradicionales donde el peine está formado por dientes separados que salen de la placa base hacia afuera. En el cabezal de esta R103 (o R41) tenemos dos peines cerrados que contienen 8 dientes colocados en esa barra cerrada. Esto ofrece una sensación y un resultado similar a la de un peine abierto donde hay más espacio para que los pelos tengan mejor acceso al filo.

Y esto me lleva a contaros un poco de historia sobre la R41. Las primeras versiones de la R41 sí que tenían el peine abierto. Allá por el 2008 la R41 tenía un peine abierto tradicional. La maquinilla además era fabricada por Fatip. Creo que podemos ver bien las similitudes entre una Fatip y la versión R41 pre-2009. En la siguiente foto, se ve en el medio.

image

La maquinilla que se encuentra en la parte anterior de la foto es la R41 del 2009. Esta maquinilla usaba un cabezal Merkur y era menos agresiva que la Fatip R41. Detrás de las dos vemos la versión 2011 de la R41, la que es la más agresiva y que se mantuvo hasta el 2013 cuando se modificó la tapa para cubrir más la cuchilla y cambiar el ángulo del plano de afeitado. Esto la hizo algo más cómoda de utilizar.

Se ha dicho que cambiando la tapa de la R41 por la tapa de la R89 se puede volver a sentir las mismas sensaciones que uno sentía con la R41 2011, la Bestia. Y sí, es verdad que utilizando la tapa de la R89, el afeitado cambia.

image

Esto tiene dos razones. Primera y más importante razón es que la tapa de la R89 es menos ancha. Mide 19,2 mm de ancho y la de la R41 mide 20,3 mm. Esto le da algo más de 0,5 mm extra de revelación de cuchilla de ambos lados.

La segunda razón tiene que ver, en cierto modo, con la diferencia de ancho también. La tapa de la R89 tiene una curva más pronunciada haciendo que la tapa seas más alta. La diferencia en altura con la tapa de la R41 es de 0,2 mm. Esto crea un plano de afeitado diferente. Cuanto más alta es la tapa, más agresivo se hace el ángulo de corte. Es como acercar el mango hacia la piel, en este caso para poder acomodar esos 0,2 mm adicionales.

Medio milímetro por aquí y un cuarto milímetro por allí, pero qué estás diciendo, eso no es nada oigo decir a los que están acostumbrados a una Gamechanger 68P. Aunque es verdad que los cambios en la geometría son muy pequeños, sabemos que estos cambios sí que se hacen notar notablemente en cómo interactúa el filo con nuestra piel.

Y con la R103 modificada con la tapa R89, el afeitado se vuelve una combinación de sensaciones de asombro y de miedo. Asombro porque la maquinilla se vuelve aún más eficiente de lo que ya era. Pero también tiene un lado menos positivo. Se vuelve una maquinilla poco cómoda en el uso.

Hay que ir con calma y cuidado, utilizando bien la tapa (riding the cap como nunca has hecho) y sin aplicar presión. Yo, en esta configuración, a veces pasaba la maquinilla por la piel con el mango a 70 grados con la piel. Casi perpendicular. Y aún así afeita bien. Imaginate alguien que intenta cerrar el ángulo del mango más y la cuchilla se engancha en los pelos por el ángulo de corte inadecuado. Corte.

Como digo, la eficiencia sube pero la incomodidad también y para una maquinilla que, en su configuración original ya es muy eficiente, este “tuneado” es innecesario. Es una prueba razonable y lógica pero innecesaria. Ya lo hice yo y os lo confirmo. Se vuelve más carnicera. Ya no hace falta que lo probéis. Claro que sé que cuando digo eso, más ganas vais a tener de probarlo! Id con calma.

image

La tolerancias están bien ajustadas pero siempre quedan limitadas al método de fabricación y el material que se usa. La versión de acero inoxidable tiene unos dientes más marcados y esbeltos que la versión de aleación de zinc con cromo. Todo está un poco más ajustado. Pero la diferencia tampoco es grande y todas las piezas están bien definidas y encajan a la perfección.

La forma del cabezal y la forma del peine se compaginan. El cabezal es bastante plano para poder hacer un buen y cómodo riding the cap. Y el peine ofrece sitio para dejar pasar los pelos pero con un confort por los dientes largos y amplios que tiene sobre su barra cerrada. La barra cerrada que esconde un canal de enjuague muy amplio donde nada se queda estancado. El cabezal es lo suficientemente ancho para cubrir la cuchilla completamente pero el lateral ofrece un plano para poder eliminar la espuma de las patillas.

Puntuación: 16
Material: 3
Acabado: 5
Tolerancias: 4
Forma Cabezal/Peine: 4

Agarre

Cuando yo vi este mango, me enamoré de él. Compre la maquinilla más por el mango que por el cabezal. Sabemos que el agarre se determina por la fricción del material y por las formas del mango.
Muchas formas no tiene este mango. Uno puede apoyar los dedos contra el anillo superior del mango pero no es una posición muy cómoda. Por suerte, fricción sí que tiene.

La resina puede parecer resbaladiza pero no lo es. Tanto en seco como en mojado, ofrece una fricción bastante buena. Además de la fricción, podemos usar el pomo para apoyarlo en un dedo o agarrarlo con el anular. Es cómodo de usar y a mí no se me ha resbalado en ningún momento. Lo que sí que hay que hacer es eliminar espuma, ahí sí que pierde fricción.

El tacto de la resina y la textura lisa son muy cómodos y ofrecen confort durante el afeitado. El tacto de la resina es muy diferente a los metales que normalmente manejamos y es una experiencia diferente que agradezco mucho. Es la prueba que no siempre se necesita un mango Bulldog para poder afeitarse bien.

El mango tiene un formato que es muy manejable y tiene un diámetro reducido por el cual es fácil cambiar el ángulo del cabezal y mantenerlo. El cromado generoso y uniforme ayuda mucho a la hora de deslizar la maquinilla por la piel. Riding the cap no supone algún problema.

Puntuación: 18
Seco/Mojado: 4
Confort: 5
Control: 4
Deslizamiento cabezal: 5

Manejo
El mango de resina reduce el peso de la maquinilla considerablemente. Pero al ser tan liviano, el peso del cabezal empieza a sentirse mucho. En términos de equilibrio, esta maquinilla es un fallo total. Con un reparte de masas de 61/39 (sí, 61% en el cabezal…) el cabezal es el dueño de los movimientos. Pero, en esta maquinilla, casi es mejor así.

La geometría de la maquinilla esta diseñada para ser muy eficiente y no necesita más presión que el peso del cabezal. En la R103, el mango simplemente está enroscado en el cabezal para hacerlo tocar la piel. No para guiar, presionar y maniobrar. El mango es como una varita mágica para tocar con el cabezal los pelos y hacerlos desaparecer.

Los laterales que cubren la cuchilla tienen una superficie amplia y plana. Es una superficie perfecta para agarrar el cabezal para enroscar o desenroscar el cabezal. Siempre hay que acercar los dedos a la cuchilla pero, dentro de eso, es fácil y cómodo cambiar una cuchilla en la R103.

También la limpieza es fácil de hacer. La maquinilla se enjuaga bien por el canal del peine amplio. Los dientes también se enjuagan fácilmente. El cromado es muy fácil de limpiar pasándole un paño y el interior del cabezal es casi todo plano y liso. Todo fácil de limpiar.

Puntuación: 16
Equilibrio: 3
Peso: 5
Modelo/Seguridad: 4
Limpieza: 4

Afeitado
Esta maquinilla apura mucho en su configuración original. Lo primero que toca tu piel en todos los casos es el filo de la cuchilla. Si no estás acostumbrado a llevarte un filo a la piel, hay que andar con cuidado.

Si tienes algo de práctica, la R103 es una delicia en el afeitado. Después del primer pase ya casi no queda nada para afeitar. Un pase más en lateral es suficiente para dejar a cualquiera niquelado. O cromado, quedándonos en los ámbitos de Mühle.

En versión 2011, con tapa R89 la cosa cambia. Por la exposición incrementada, la cuchilla tiene menos fijación y se oye más en su uso. Cuando se oye más, es porque vibra más. En una maquinilla donde la cuchilla está bien protegida, tiene un ángulo de corte reducido y un peine protector, eso es divertido. En la R103 no hay nada divertido cuando oyes la cuchilla.

Ya que la cuchilla está sobre expuesta, lo que queremos es un corte preciso y noble y cuanto más lejos del filo está la fijación, menos precisión y nobleza vamos obtener. Por eso dije antes lo de la comodidad reducida con la versión 2011. Afeitándome con el mismo cuidado que utilizo en la versión original, con la versión 2011, después del afeitado, siempre tengo que dar algo de bálsamo. Mi piel siempre queda algo (o algo mucho) irritada. Con la versión original, eso no me pasa.

El cabezal se deja controlar bien. El plano de afeitado utilizando la tapa se regula fácilmente y con todos los bordes y las esquinas redondeadas, en los pases horizontales no encontramos problemas. Cuando introducimos el cabezal en la fosa nasal para afeitar ahí, tenemos que tener un poco más de cuidado. Tenemos un filo expuesto dentro de una fosa con poca piel dura. Posicionamos el cabezal y doblando la muñeca hacia abajo, podemos seguir la superficie de la fosa y la parte del labio superior con un ángulo de corte adecuado para esas superficies. Con calma siempre.

Una virtud de esta maquinilla es que pone el filo en primer plano. Literalmente. Yo he probado esta maquinilla con varias cuchillas y todas funcionan igual de bien. El hecho de tener que reducir el ángulo de corte y utilizar la tapa amplia como soporte, hace que cualquiera cuchilla que utilizamos va a atacar los pelos con un ángulo de corte muy suave pero con la eficiencia que viene de la exposición del filo.

La Derby no lo hizo mejor que las Solimo, Treet, Sharp o Shark pero tampoco lo hizo peor. Con el ángulo suave, la cuchilla tiene que poner todo su vector de fuerza de corte detrás del filo y eso ayuda mucho a traspasar los pelos. En este caso no hay mucha diferencia con las otras.

Como veis, tampoco he utilizado las más afiladas que tengo. No hace falta. De esta manera elevo el margen de error que tengo sin perder capacidad de corte. Me gusta la eficiencia pero no me gusta incrementar el gap, la exposición y el ángulo de corte simplemente porque más es mejor. En este caso suficiente es mejor.

Explicado todo esto también podéis comprender que esta maquinilla no ofrece mucha indulgencia. No es carnicera pero sabe muy bien a lo que va y no anda con bromas. Si la tratas bien, te elimina la barba sin remordimiento y te ofrece un afeitado que te dura fácilmente 24 horas. Pero si la tratas así-así, no esperes que te de un chupa-chup después de pincharte.

Puntuación: 18
Apurado: 5
Control cabezal: 5
Cuchilla influye: 5
Indulgente: 3

Calidad/Precio
El mango es uno que me gusta mucho. El color, las transparencias y la combinación con los extremos cromados me encantan. Creo que es una combinación muy agradable de ver en conjunto con el cromado generoso del cabezal.

_3081590

El cabezal, con su peine abierto/cerrado, también es original y con unas lineas interesantes. En conjunto, me parece una maquinilla muy bonita. Le he puesto los mangos “normales” de las Mühle pero no me gusta tanto como el mango tortuga.

Me encanta usar esta maquinilla. Es una maquinilla que ofrece unos resultados espectaculares. Tanto en afeitado como en aprendizaje como en satisfacción. Ofrece sensaciones fuertes. Por la fama que tiene, por cómo hace las cosas y por como te presenta el filo. Hay maquinillas que no te hacen sentir nada. Esta es todo lo contrario.

Acabo de ver que en el sitio de Mühle, la ofrecen por 25 Euros. No es una maquinilla cara y, para lo que ofrece, creo que es una opción muy razonable con una relación calidad/precio más que lógica. Ojo, solamente si tienes ganas y capacidades para meterle mano a una maquinilla de estas características. Aún siendo así, no veo que en 25 años suba mucho el valor. Se está fabricando en cantidades exageradas y la oferta también determina el precio de los productos.

Podría vivir yo con esta maquinilla el resto de mi vida? Claramente que sí. Cada afeitado sería un reto pero con la recompensa de la satisfacción de haber hecho las cosas bien al final. Y si algún corte se presenta, sabemos que mañana tendremos que mejorar un poco más. Algo menos prisa, más control en la presión y controlar bien el ángulo. Seremos mejores afeitadores. Es una maquinilla que no te esconde nada, va de cara. Te guste o no te guste, ella se muestra y se comporta tal cual como es.

Puntuación: 16
Estética: 4
Recompensa: 5
Valor en 25: 2
Única maquinilla: 5

Conclusión
La Mühle R103 es una maquinilla única dentro de un catálogo casi ilimitado de opciones. No es única porque Mühle ofrece su cabezal con muchos trajes diferentes. Tampoco es única por tener un diseño moderno o extravagante.

Lo que sí la hace única es su manera de interpretar la acción del afeitado. La manera de atacar sin mirar atrás y siempre querer saltar hacia adelante, hacia el próximo pelo, el siguiente corte. Su cabezal y, en particular, su geometría tiene una sed insaciable de sangre y nos toca a nosotros controlar al vampiro que vive dentro de cada R41.

Más que una carnicera, la R41 en sus varias formas y también esta R103, es una maquinilla super competente y eficiente. Para ponerlo en perspectiva, en mi Ranking, se colo entre las Tataras. Eso es muy buena compañía. Y otra cosa, en mi ranking es la maquinilla hecha de aleación de zinc con el ranking más alto. Estos son datos que dan que pensar.

Por muy bien que haga su tarea y por mucho que me guste, la Mühle R103 no es una maquinilla que recomendaría a todo el mundo. Es más, no se la recomendaría a nadie. No porque la maquinilla es mala porque no lo es pero porque la maquinilla necesita alguien que la quiera dominar. Y esas personas normalmente no me necesitan a mi para recomendarle una maquinilla. Para llevarte bien con esta maquinilla tienes que estar dispuesto a ser su amo. No por nada se llama ¨La Bestia¨.

Puntuación final: 84 puntos

55 Me gusta

Me parece una máquina preciosa, de las que tendría para coleccionar y enseñar, incluso para regalar a alguien que se quisiese iniciar (quizás con el cabezal 89 y no con el 41).
Y por 25 €

¿Puedes explicar, como si tuviese 4 años, qué es eso? Lo repites con frecuencia y más allá de la traducción literal…

Gracias por la revisión.

Edito y copio de la página de Mühle: ”This item is currently out of stock. We can inform you by email as soon as the article is available again”.

3 Me gusta

Gracias José María por la revisión.
Jamás en mi vida he probado el cabezal R41 ( ni ganas he tenido). El mango para mi es una belleza, lo tuve en la R108 ( creo que es) pero como he comentado muchas veces, el cabezal R89 a mi no me fue nada bien. Lo probé una vez y la vendí casi a precio de regalo.
Buen finde!

3 Me gusta

Estupenda conclusión! En mi caso, a pesar de haberme desecho de otras por agresivas, esta en cambio es realmente agresiva dando lo que esperas, no es agresiva por serlo… es agresiva y hace su trabajo eficientemente, cara más suave que el mármol pulido!

Buen fin de semana!

3 Me gusta

Gracias por la revisión!

1 me gusta

Gracias por la revisión Jose María, en todo el tiempo que llevo en AC nunca me llamó la atención, supongo que el poco cariño que le tengo a su hermana R89 tiene que ver

2 Me gusta

Gracias por la revisión. Elegante como pocas :ok_hand:t3:

1 me gusta

Muchas gracias por la revisión crack! :pray::pray::pray::pray::clap::clap::clap::clap::clap::clap::clap::clap:

1 me gusta

Muchas gracias por la revisión compañero, una de las grandes del afeitado clásico, que marca referencias y opiniones buenas y malas…yo cuando la uso se que voy a conseguir un apurado de órdago, pero siempre hay que estar atento a lo que se lleva entre manos.

Saludos.

1 me gusta

Excelente José María @Hosay18.

Dispongo de la R41GS y personalmente, una vez que he aprendido, me resulta una maquinilla excepcional, bonita, bien hecha y muy eficiente a tal punto que no me hace abrasiones, poniéndole la atención requerida en su uso, eso sí…

¡Gracias por la revisión compañero!

:wave:

2 Me gusta

Fantástica revisión.

IMG-20240308-120628

A mí me regaló @Machaquito una con el mango en negro y cuando se enteró @Vizcacha me hizo una funda en cuero preciosa con sus propias manos.

Muchas gracias a ambos !!!

:smiling_face_with_three_hearts::smiling_face_with_three_hearts::smiling_face_with_three_hearts:

6 Me gusta

Menuda revision :+1:, coincido totalmente ya que tengo el mismo mango y cabezal. Es el mango que mas me gusta de los que tengo.
Tras dos años de afeitado clasico sigo considerandome un novato, pero tu recomendacion me parece de lo mas acertado. Justamente esta semana la estoy usando, cada 48 horas, y es cierto que da canguele. Hay que ir con cien ojos y el contrapelo solo en zonas faciles. Ademas de usar las cuchillas mas seguras, las feather descartadas.
Ayer, en mi segundo afeitado, ya me deje sin hacer contrapelo en bigote y menton y se nota.
Creo que terminare la semana con algo mas friendly.
Muchas gracias crack!

4 Me gusta

Excelente revisión.
Yo no atrevo con ella, pero ese mango es hipnótico.

Muchas gracias por la revisión.

1 me gusta

Muchas gracias @Cires15!

Estoy completamente de acuerdo con tu análisis. Es una maquinilla que funciona muy bien si la usas bien!

2 Me gusta

Creo que con esos dos cabezales le regalarías a alguien que empieza un camino para empezar y para continuar el viaje afeitaril aunque hay demasiada diferencia entre los dos cabezales para tener una transición cómoda.

La maquinilla merece un sitio en cualquier colección. De las cinco clases de maquinillas que yo recomiendo en una colección, esta sería la que te da un poco de miedo. Te mantiene concentrado.

Claro que lo puedo explicar. Primero tengo que disculparme. El hecho que tu hagas esa pregunta quiere decir que hasta ahora no lo he explicado lo suficiente. Eso es un error mío. Tomo nota. Vamos con la explicación.

En esta foto vemos una situación donde apoyamos la maquinilla en el plano de afeitado creado por el peine y la tapa. Esto crea automaticamente un cierto ángulo de corte entre la cuchilla y la piel. Dependiendo de la geometría del cabezal, esto puede ser un corte a un ángulo agresivo (más abierto) o un ángulo suave (más cerrado). En esta foto podemos apreciar un ángulo de corte bastante abierto, yo diría sobre 40-45 grados.


Cuando usamos la técnica de Riding the Cap, lo que hacemos es apoyarnos más sobre la tapa, soltando el apoyo del peine. Para hacer esto tenemos que separar el mango más de la piel. Esto nos da un apoyo más amplio sobre la tapa pero tenemos que controlar el ángulo con más atención.
El resultado es que, al apoyar más sobre la tapa, estamos reducienco el ángulo de corte de la cuchilla y suavizando su efecto sobre la piel. El filo de esta manera se centra más en la superficie de la piel en vez de querer traspasar la piel.
Utilizando esta técnica a veces tenemos que aplicar un poco de presión para que la cuchilla se acerque un poco más a la piel pero se está acercando a un ángulo mucho más paralelo a la piel y no perpendicular a la piel.

Gracias por leerla y por la pregunta!

7 Me gusta

Correcto! La R108 también lo lleva en combinación con el cabezal R89.

Lo comprendo @Stuka. Y más sabiendo que ahora usas navajas. Si tus preferencias y necesidades tiran más hacia algo que es más contundente en su funcionamiento, la R89 es totalmente incompatible.

Tú también y gracias por leer y comentar!

1 me gusta

Nunca tuve una maquinilla Muhle pero ese mango me parece muy bonito el color rubí de los que he visto hasta ahora de esa marca

1 me gusta

Gracias por la revisión

1 me gusta

A mí me pareció una conclusión justa. Correcta sería si se adapta a la situación personal de alguien. Te doy un ejemplo, si yo no tuviera la R103 y alguien me la recomendaría a mí, con la experiencia que tengo en manejar maquinillas, me parecería una recomendación correcta. Pero para otro quizás no lo es tanto.

Por eso no le quise faltar el respeto ni a la maquinilla, ni a los (posibles) usuarios.

Es exactamente lo que quiero decir yo aquí arriba. La maquinilla es lo que es sin filtro ni engaños. Lo notas el segundo que la colocas en tu piel. Después tú decides el camino que quieres tomar, aprender a domarla o elegir otra maquinilla. Las dos cosas son totalmente válidas, eso va en gustos.

Buen finde para tí también @fcarrasm!

1 me gusta

A mí también es el que más me gustó de los que tienen @Castle. El original también me gusta estéticamente pero en agarre le falta algo. Es mejor este.

2 Me gusta